Con el paso del tiempo y la sobrepoblación en todos los países del mundo han incrementado seriamente la contaminación de las aguas de ríos, mares y lagos, pues cada vez sus zonas aledañas sufren invasiones y deforestaciones, al margen que cada vez son mayores las cantidades de aguas residuales las que llegan a sus fuentes.